Entrevistas

Fernando Navarro, presidente de Acera Peatonal: “El tranvía debería contar con una campanilla con un sonido más potente”

Pocos saben que hay colectivos que, desde hace tiempo, han propuesto diversas medidas de seguridad a la empresa del tranvía y al Ayuntamiento de Zaragoza, con la finalidad de evitar accidentes como los que han ocurrido las últimas semanas en la capital aragonesa. En esta entrevista, Fernando Navarro, presidente de la asociación Acera Peatonal afirma, sin embargo, que sus planteamientos no han tenido respuesta. Por su parte, la Asociación de Vecinos del Actur-Rey Fernando, una de las zonas con mayor cantidad de accidentes, señala que los peatones tienen parte de responsabilidad por no tomar las debida precaución al cruzar las vías.

Fernando Aranda, Rubén Isarría y Elena Alquézar

Según Navarro, los 80 accidentes en los seis años de fundación del tranvía es una cifra alarmante. Aunque es un hecho que muchos de estos siniestros son causados por la distracción o por la temeridad de algunos viandantes, añade que no se puede responsabilizar siempre a los peatones. Por el contrario, la reiteración de los hechos en zonas específicas de la ciudad deberían obligar a las autoridades a ejecutar medidas inmediatas que refuercen la seguridad de este medio de transporte, como delimitar algunas zonas o aminorar la velocidad a la llegada a algunas paradas, independientemente de la visibilidad.

En algunos tramos de la ciudad, como en la zona de Emperador Carlos V, la velocidad del tranvía roza los 35 kilómetros por hora. Cuando sale de la parada, alcanza los 30 kilómetros de hora. Ante ello, Navarro propuso reducir la velocidad en zonas sensibles y en las paradas.

El presidente de Acera Peatonal afirma que el margen de reacción de los peatones ante esa velocidad es escaso, y, ante ello,  el problema se podría resolver reduciendo la velocidad a 20 kilómetros por hora, como está establecido en la zona del Coso. Aun con todo, “sigue siendo peligroso porque un despiste del peatón no significa que tenga que ser atropellado”.

Además, desde el colectivo, ponen el acceso a los vagones en el punto de mira. Navarro asegura que “las puertas se cierran cuando empiezan a emitir el sonido aunque el sensor no te detecte”.

Imprudencia peatonal

Contactamos con la Asociación de Vecinos del Actur-Parque Goya y, de forma institucional, explicaron por escrito que esta entidad se implicó en la puesta en marcha del tranvía en todas sus fases. “Nuestra asociación presentó alegaciones al anteproyecto y al proyecto. Una vez que se ejecutó el proyecto presentamos un informe con todas las deficiencias que en ese momento observamos y con propuestas de mejoras, muchas de ellas fueron aceptadas”, afirma la plataforma.
Ante el hecho de que el barrio del Actur concentrara una gran parte de los siniestros, esta asociación vecinal sostiene que procedieron a analizar los casos con la Policía Local y con los residentes de la zona y detectaron las posibles causas, ante lo cual los responsables del servicio y el Ayuntamiento procedieron modificaron la señalización y se reajustó la frecuencia semafórica en algunos cruces. “Todo ello ha ocasionado que disminuya sensiblemente el número de accidentes en el barrio”, indican.
El barrio del Actur, junto con el centro de la ciudad, concentra la mayor cantidad de accidentes del tranvía. Foto: Heraldo.es
Y agregan: “Es cierto que de vez en cuando se produce algún incidente, pero casi siempre es ocasionado por acciones imprudentes de conductores que se saltan los semáforos en ambar e, incluso, en rojo. Además de ello, en el barrio hay muchos giros a la derecha que cruzan las vías del tranvía, por tanto, hacen que la incidencia, estadísticamente, pueda ser mayor en El Barrio”.
Aun con todo, la plataforma considera que se podría aumentar la frecuencia en determinadas horas.  En días festivos, se debería prolongar el horario de cierre, poner papeleras en la cercanía de las marquesinas (ahora están en los extremos de los andenes), y prohibir fumar en las marquesinas, etc.

Vecinos de Parque Goya, satisfechos con el servicio

Por su parte, Chesús Barrena, vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Parque Goya, afirma que en su zona están  satisfechos con el servicio del tranvía: “Sólo hemos reclamado que se colocase un banco en la parada final, en Academia General Militar. El tranvía es regular y puntual en las frecuencias”.

Barrena sostiene que la puesta en marcha de este medio de transporte supuso una mejora notable de las comunicaciones de transporte urbano hasta el centro de la ciudad, a través del barrio del Actur. Preguntado por si considera peligroso  ante los más de 80 accidentes que se han registrado desde 2011, sostiene que no está de acuerdo, y, más bien, exhortó a los ciudadanos a que tuviesen mayor conciencia sobre las precauciones que plantea una forma de movilidad como esta en Zaragoza.
Una de las paradas del tranvía más utilizadas en la zona de Parque Goya, cerca del Centro Politécnico Superior (CPS) de la Universidad de Zaragoza. Fuente: Asociación de Vecinos de Parque Goya

 

Universidad San Jorge