Reportajes

Jugando a la Navidad en familia

El sector de juguetería se dispara cada año en Navidad. En 2016, los españoles se gastaron 1.330 millones de euros, un 6,1 % más con respecto a 2015, según datos de la consultora NPD Grupo elaborados para la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). Pero muchos juegos fomentan el aislamiento, el egoísmo y la falta de habilidades sociales. En estos tiempos de nuevas tecnologías, ¿todavía existen juegos que fomenten la integración en familia? Aquí damos algunas claves.

Texto y fotografía por Beatriz Molina

Diego lleva un mes planeando los regalos para sus hijos. Para la más pequeña, de apenas un año, es fácil. Algo lleno de colores y música nunca falla. Por ejemplo, un teclado infantil que ha visto en todas las jugueterías. Sin embargo, a su hijo mayor de seis años ya no le interesan ese tipo de cosas. Tras semanas viendo el bombardeo publicitario de la nueva Play Station 4 no ha dudado en pedírsela a Papá Noel. Diego sabe que un regalo tecnológico no fallará con su hijo. Pero quiere evitar que se aísle y no disfrute de lo que significa la Navidad: estar con la familia.

Uno de cada tres menores dedica más de tres horas diarias a internet, según un informe publicado por ABC. Por eso, estas fechas son el momento perfecto para educar a los niños en su uso responsable. María, dependienta de la juguetería zaragozana Tren Expreso, afirma que la forma de jugar de los niños ha cambiado debido a la tecnología. Según María, las niñas mantienen sus gustos por las muñecas, pero los niños, ahora, centran su atención en drones, videojuegos, etc. Los juegos educativos han pasado a un segundo plano. Sin embargo, sigue habiendo una cierta tendencia por comprar juegos de mesa que se pueden disfrutar en familia. Una buena opción para fomentar la unión en estas Navidades.

La materialización del afecto impide a los niños conocer la frustración.

El valor de los regalos

Carlos es el que elige cada Navidad el regalo para su hija. Ella tiene cuatro años y las tablets comienzan a llamarle la atención. Como padre, quiere que su niña vaya siendo consciente del valor de las cosas. Por un lado, no quiere comprarle algo que le impida desarrollar sus habilidades. Sabe que si le regala algo tecnológico, a los pocos días dejará de hacerle caso para pedir otros juguetes. Si le compra todo lo que ella le dice acabará por convertirse en una niña caprichosa y solitaria, y quiere evitarlo.

Los expertos definen el concepto de satisfacción como un estado de bienestar momentáneo en la mente. El 80% de los niños en España recibe un promedio de cinco regalos durante las fiestas navideñas. La psicóloga María Buil Labat explica que la sociedad materializa el afecto y los padres tienen parte de culpa al dar ciertas cosas de forma inmediata, de esta forma sus hijos no llegaran a conocer la frustración. Añade que la satisfacción adquirida sin esfuerzo por los niños hace que dejen de darle valor a la recompensa. “Hay que educarlos de tal forma que sean conscientes del sacrificio que conlleva conseguir algo. Debemos hacerles ver que todo lo que quieren no se pueden tener”, sostiene la especialista.

Vigencia de los juegos tradicionales

María Asunción tiene cuatro nietos y cada Navidad les regala algo a cada uno. Rechaza todo aquello que esté relacionado con la tecnología y lo digital. Ella misma lo ha comprobado en su familia: cuanto más simples son los juguetes, más disfrutan los niños. Apenas tienen posibilidad de reunirse toda la familia, por eso quiere aprovechar las vacaciones para estar juntos. La juguetería zaragozana de Marta, Cosinas, se caracteriza por ofrecer los mismos juegos que con los que disfrutaban nuestras madres y abuelas. Tienen muñecas de todos los tipos y tamaños, y alejadas de la moda actual. Marta considera que la tecnología impide desarrollar la imaginación de los más pequeños, algo imprescindible para el progreso psicosocial.

 

El 78% de los 2,5 millones de niños entre 5 y

10 años en España consume videojuegos.

Sin embargo, puede existir un punto intermedio. No se puede afirmar que la tecnología es algo negativo para los niños y, por lo tanto, deben jugar solo con  muñecos. Por otro lado, sí se puede decir que un regalo tecnológico como un móvil o un videojuego puede aislar a un niño si no se le da enfoque correcto. Aquí los padres poseen un papel imprescindible. Ellos son el modelo a seguir para sus hijos y deben enseñarles a usar la tecnología de manera adecuada. En concreto, durante las fiestas navideñas deben disfrutar de la compañía familiar y no de la de un teléfono móvil.

Un estudio realizado sobre los Videojuegos y la transmisión de valores explica que el 78% de los 2.458.407 de niños entre 5 y 10 años en España consumen videojuegos. A pesar de esto, no se puede negar que los videojuegos aportan otro tipo de capacidades y conocimientos no menos importantes.  Este estudio demuestra como a través de la tecnología los niños se pueden relacionar con otros a larga distancia, pero pierden todo tipo de relación personal. María Buil, psicóloga, apunta que nuestra sociedad se va desarrollando hacia el individualismo de la persona, no como un colectivo. Por esta razón, los niños de hoy en día poseen un sentimiento de satisfacción cada vez más pasajero. Para entenderlo a la perfección, podemos comparar nuestra sociedad con otra que pertenezca a un país no desarrollado. Por ejemplo, un niño que vive en un país menos rico tiene un significado diferente sobre la felicidad. Están acostumbrados a vivir en grupo, a apoyarse entre ellos y, por lo tanto, a saber divertirse sin necesidad de objetos materiales.

Para Diego, Carlos y María Asunción lo importante es que los más pequeños comprendan que la Navidad es para pasarla en familia y no solos frente a una pantalla. Por esta razón, deben ser ellos los que les hagan ver el significado de estos días. Diego puede comprarle la última Play Station, pero puede jugar con él, incluso puede comprarle un juego en el que pueda participar toda la familia. Según el estudio sobre los Videojuegos y transmisión de valores, los padres deben conocer los videojuegos que utilizan los hijos y jugar con ellos, compartir su experiencia de juego para establecer una relación más cercana. Todo esto se puede aplicar a cualquier tipo de tecnología.

Jugar en familia con tecnología

La Navidad es un buen momento para pasar en familia y sin duda lo digital puede ayudar. Los niños pueden mostrar su funcionamiento a los demás o crear alguna actividad con ella. Algo tan simple como hacer una foto puede convertirse en un pasatiempo. En estas fechas se reúne toda la familia, desde los más mayores hasta los más pequeño. Existen aplicaciones, como Instagram o Snapchat, que ofrecen una variedad de divertidos filtros para hacer fotos diferentes. Puedes aparecer con orejas de perritos, con la cara deformada, intercambiar caras con otro familiar, etc. Esto puede hacer que, por medio de la tecnología,  pases un rato ameno con tus seres queridos.

Los padres deben conocer los videojuegos

que utilizan los hijos y jugar con ellos.

Del mismo modo, si los más pequeños han olvidado enviar la carta a los Reyes Magos, aún están a tiempo. Tanto para Android como para IPhone, han inventado una serie de aplicaciones para poder hacerla y enviarla a través del móvil. Que mejor momento para elegir los juguetes que quieren para Reyes que cuando está toda la familia reunida. Nadie mejor que los abuelos y los padres para ayudarles a decidirse entre todos los que desean. Algunas de esas aplicaciones son: Tu carta a los Reyes Magos, Los Reyes Magos molan más, iCarta Reyes Magos, etc.

La tecnología puede aislar a los niños y alejarlos de sus seres queridos.

Si lo que quieren es jugar, otra buena opción es jugar a Adivina la canción. Todos tenemos acceso a Spotify, aplicación multiplataforma empleada para la reproducción de música vía streaming, por lo que, al estar todas las generaciones reunidas, cada miembro de la familia puede elegir una canción y hacer que el resto adivine de cuál se trata. Es un juego simple que hará que los más pequeños conozcan canciones de otra época y que los ancianos se pongan al día con respecto a la música actual. Se puede pasar un rato divertido y en familia.

5 juegos de mesa para una buena Noche Buena

A pesar de todas estas opciones, a los niños, lo que más les llama la atención son los juegos físicos, por lo que en el mercado también existen juegos parecidos. Es importante que los niños conozcan todo aquello relacionado con la tecnología porque la sociedad ha ido avanzando y se van a encontrar rodeados de esta. Sin embargo, ese nuevo conocimiento no debe hacer que se olviden de lo imprescindible de la Navidad, la familia.

A continuación, se mostraran una lista de cinco juegos de mesa, recomendados para toda la familia, que pueden encontrar en cualquier juguetería:

  1. Unlock: tres Escape Room, salas de las que tienes que salir en 60 min.
  2. Jungle Speed: cada participante saca una carta, en el caso de que se repita todos deben intentar coger el tótem.
  3. Scotland Yard: juego de tablero en el que se debe resolver un caso de investigación.
  4. Party & Co: por medio de equipos, hay que ir superando las diferentes categorías que propone.
  5. ¿Quién, qué… CUAK?: intentar adivinar las cartas, pero con una dificultad, un pico de pato en la boca que deforma la voz.
Universidad San Jorge