Reportajes

Vertientes y retos del nuevo periodismo

El periodismo asume nuevos retos y posibilidades.
El periodismo asume nuevos retos y posibilidades.

El avance tecnológico y la inmediatez exigida actualmente en el periodismo se han dejado notar. Los periodistas trabajan a mayor velocidad y realizan múltiples tareas. Sin embargo, muchos de ellos todavía se encuentran en periodo de adaptación y se han generado problemas como las informaciones digitales a coste cero o el auge de las noticias falsas.

El periodismo, desde hace unos años, se encuentra en constante evolución. Las nuevas técnicas han propiciado que los comunicadores trabajen bajo el amparo de métodos novedosos. Fruto de estas posibilidades se genera una mayor inmediatez, que  se ha convertido en un arma de doble filo. Por un lado, la ciudadanía se encuentra informada en cualquier momento, pero también provoca un aumento en la difusión de noticias falsas. De hecho, según asegura el periodista Santiago Tejedor, para el año 2022 el 50% de las noticias serán falsas. Y es más, actualmente, el 86% de los españoles toman las ‘fake news’ como verdaderas.

Por este motivo, entre otros muchos, Nemesio Rodríguez presidente de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) y vicepresidente de la APM (Asociación de Prensa de Madrid), considera fundamental “recuperar la valía del periodismo”, haciendo referencia a una cuestión económica y cualitativa. De hecho, anima a “mantener unos principios básicos para generar credibilidad, contrastando fuentes y con unos titulares que no busquen el clik rápido en Internet”. Rodríguez  teme que el periodismo termine convirtiéndose en “banalidad y espectáculo” para llamar la atención de la audiencia. Y según explica con cierta nostalgia, “está desapareciendo la figura del maestro dentro de una redacción”.

“En 2022 el 50% de las noticias serán falsas”

José Manuel Lozano, director general de 20 Minutos, explica la situación de las empresas de comunicación en el contexto actual. Según asegura, apelan a la tecnología para controlar las audiencias, y tratan de aumentarlas con distintas estrategias. El propio Lozano asevera que “es muy importante conocer las audiencias de los medios”, aunque califica su influencia de “relativa”. Por ello tratan de “encontrar el equilibrio entre los contenidos virales y los contenidos más clásicos”.

Las nuevas vertientes comunicativas han hecho florecer figuras como la del director de comunicación, que se encuentra en auge. Bárbara Yuste, directora de comunicación de la Asociación Española de la Economía Digital defiende que debe ser un periodista el encargado de desarrollar una estrategia comunicativa. Y es que, según la responsable, hay que “defender una reputación”. Además, los periodistas “conocen cómo se debe contar una historia”.

Juan Pablo Artero, desde Unizar, cree que se espera “la misma capacidad de informar sobre los asuntos de actualidad e interés público”. Ahora bien, “el periodista actual gestiona un conjunto de fuentes mucho más amplia y debe saber transmitir una información en muchos lenguajes como texto, imagen o vídeo”. Eso sí, las plataformas van a seguir en constante movimiento. “El periodismo camina hacia una mayor atomización de intereses de la audiencia y medios de comunicación y una dificultad mayor para que la difusión de noticias sea más amplia”, asegura. Y añade que, probablemente, los medios de comunicación dejarán de imprimir sus ejemplares y se leerán íntegramente en la web. De todos modos, el periodismo escrito, aunque sea a través de Internet, puede crecer “si tiene contenidos de calidad”.

“La necesidad de que cada periodista elabore diariamente una o varias informaciones es difícilmente compatible con el periodismo de investigación”

El futuro está en las clases

Ante esta situación, los expertos tienen clara la labor fundamental que se realiza en las universidades. En este momento, la nota de corte es muy elevada, al menos en la de Zaragoza. En ella, los alumnos de periodismo inician su formación periodística antes de verle la cara al mundo real. Por ello, varios docentes han expuesto su punto de vista sobre las necesidades actuales.

El propio Artero vuelve a detallar la importancia en la formación de periodistas haciendo referencia a los directivos. Él tiene claras las competencias que ha de poseer un buen director de comunicación: Diplomacia, liderazgo intelectual, capacidades de comunicación avanzadas, gestión del talento, microinnovación, aprendizaje, monitorización social, emprendimiento y responsabilidad social.

Santiago Tejedor, desde la Universidad Autónoma de Barcelona, ofrece nuevos retos que considera fundamentales para formar nuevos periodistas. Entre ellos destaca nuevas competencias como potenciar la mirada crítica ante noticias falsas o hacer más humanas las noticias. Con respecto a esto, Ramón Salaverría afirma que hay una crisis en las universidades y en la formación. Eso sí, cree que se enmarca en una crisis global de la profesión que afecta también a los medios. Por ello sugiere potenciar el criterio analítico de la información, que actualmente es muy abundante o limitar el alumnado.

En definitiva, el periodismo continúa buscando una nueva forma de potenciarse y de adaptarse a las necesidades de la ciudadanía. Aun así, varios profesionales se muestran esperanzados y consideran esta situación como una oportunidad para reinventarse y hacer un nuevo periodismo de calidad.

Universidad San Jorge