Reportajes

Zaragozanos: satisfechos con el tranvía, pero piden mejoras

Inés Ciércoles de 22 años es estudiante de Ingeniería Química. El tranvía es imprescindible en su día a día. Así como para miles de ciudadanos que necesitan desplazarse de un lado a otro de la ciudad. Inés sube al tranvía todos los días a las ocho y media de la mañana, valida su tarjeta y busca un sitio donde poder sentarse. La mayoría de días esto es imposible, por lo que se queda de pie. Así lo hace también un compañero suyo de la universidad, pero a diferencia de ella, él lleva unos días con la pierna escayolada y busca un asiento para poder descansar. Nadie le cede el sitio; sus muletas, su pierna y él son indiferentes.

Fernando Aranda, Rubén Isarría y Elena Alquézar

A la salida de las clases, la zaragozana tiene que volver a coger el tranvía, esta vez son las dos de la tarde y todo el mundo tiene prisa por llegar rápidamente a su casa. La aglomeración de gente hace que muchos días se quede fuera del convoy y tenga que esperar el siguiente, por lo que demanda que el tranvía llegara más rápido.

Inés Ciércoles demanda más tranvías en las horas punta.

El 56,2%* de la población está satisfecho con el tranvía en Zaragoza, según una encuesta realizada por Todo Rail sobre una muestra de 525 usuarios. A su vez, 53,9% considera que es una mejor opción que el autobús, coche u otro medio de transporte. Este también es el caso de Ciércoles, está satisfecha con el tranvía, puesto que le ahorra tiempo de su día en desplazarse. “La mayoría de días tengo que coger el tranvía cuatro veces y en media hora estoy en la facultad”. La estudiante se desplaza desde Plaza San Francisco a Campus Río Ebro para ir al CPS a estudiar. “El tranvía es rápido pero debería acudir con más frecuencia. Todos tenemos prisa y todos queremos ser los primeros en subir para no quedarnos fuera”, afirma.

A las cuatro y media y a las ocho de la tarde se vuelve a repetir la misma historia. Son horas punta para los ciudadanos. En estas horas más concurridas hay que tener un especial cuidado. En los casi siete años que el tranvía lleva funcionando ha habido 81 accidentes, cinco de ellos mortales. Así fue el caso de un hombre de 85 años que murió al ser atropellado por el tranvía en Plaza Aragón el 14 de agosto de 2017. El más reciente e impactante fue el último, el 13 de enero de 2018, cuando un joven fue atropellado por el tranvía y arrastrado 25 metros. Este suceso causó diversas opiniones en el Facebook de Heraldo de Aragón. Estas son algunas de ellas:

– Yo creo que Zaragoza no es para tranvía, pero también pienso que si lo coges varias veces va muy bien. Aquí en Zaragoza vamos todos despistados y cruzamos por donde nos da la gana, si fuéramos más atentos y cruzáramos por los sitios que hay que cruzar seguramente no pasaría esto. He estado en países de Europa con tranvía y la gente va más atenta, aquí muchas veces nos olvidamos del tranvía y ni miramos.

– ¿Y si se multara a los que crucen en rojo o en tramos no señalizados para tal efecto? Educación vial para peatones, quizás funcionaría. Hay en ciudades donde ya se está actuando en este sentido.

– Se habló del soterramiento de las vías para poder evitar accidentes pero no era viable. En cambio, si el trazado del tranvía se hubiera puesto por encima del nivel de la calle a unos 10 o 15 centímetros, habría un mínimo impedimento y una mayor atención del peatón, evitándose así estos accidentes. 

Según una encuesta realizada por Todo Rail con una muestra de 525 personas, un 25,5%* piensa que el tranvía es peligroso y un 46,1%* que no está bien señalizado. Gana el porcentaje que cree lo contrario. ¿Si es seguro y está bien señalizado, porque ocurren este tipo de accidentes?

La zaragozana, a pesar de montar todos los días al tranvía, nunca ha presenciado un accidente pero sí un incidente. “La gente se cruza sin mirar y esto es un peligro, he visto como más de una vez el conductor del tranvía ha tenido que usar el freno de emergencia, siempre nos llevamos un gran susto”.

Sin embargo, un 94,6% conoce a través de los medios de comunicación casos de accidentes y demandan campañas de concienciación. Cabe destacar la campaña que se realizó en 2011 “para, mira pasa”.

Campaña de concienciación. Foto: Heraldo.es

Además, en 2015 el Ayuntamiento y el Tranvía de Zaragoza iniciaron una campaña de Seguridad Vial con el objetivo de llamar la atención sobre la importancia de respetar la señalización por parte de peatones, conductores y ciclistas.

Campaña de Seguridad Vial sobre el tranvía. Foto: duoestudio.es
FINANCIACIÓN

Según ABC, el tranvía de Zaragoza acumula un agujero de más de 20 millones de euros y las pérdidas alcanzan  los 12.000 euros al día, a pesar de los 14 millones de euros que recibe cada año de subvenciones de funcionamiento. Según El Periódico de Aragón, ZEC dice que el tranvía debió costar 28 millones menos a las arcas públicas, las del Gobierno de Aragón y las del Consistorio de la capital aragonesa.

*La encuesta realizada por Todo Rail fue realizada a una muestra de 525 personas.

Etiquetas
Universidad San Jorge