Blog

Disney: el salto del papel a la gran pantalla

Uno de los primeros personajes diseñados por Disney fue Mickey mouse.

Un ratón parlante o una calabaza convertida en carroza. El universo Disney no tiene límites. Sus historias han sido parte de la infancia de muchos. A través de libros, películas o series los espectadores han crecido de la mano de sus personajes favoritos. Pero, ¿crees que conoces todo sobre este mundo?

Ana Aguirre

Walt Disney ha hecho soñar a miles de niños a través de sus historias. El productor, guionista, director y animador estadounidense nació en 1901 y junto a su hermano Roy Oliver Disney creó la compañía Walt Disney Productions la cual, a día de hoy se conoce como The Walt Disney Company.

El universo Disney contempla un sinfín de películas para todos los gustos. Príncipes y princesas, héroes y heroínas y unos cuantos animales parlantes. Muchas de las historias protagonizadas por estos han sido inspiradas en los relatos orales que llegaron a nuestros días a través del boca a boca, y que hoy se plasman en la gran pantalla. Mitos, leyendas y fábulas. Es esto lo que recoge la exposición de Disney ‘El arte de contar historias’ de Caixaforum.

El mito

Un mito es una “narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico”, según contempla la Real Academia Española (RAE). Con esta definición, ¿cuál es la película de Disney que te viene a la cabeza?

El hijo de Zeus llegó a Disney en 1997 y fue presentado en España el 17 de noviembre de ese mismo año. Hércules busca huir de la persecución que sufre desde su nacimiento por Hades, el señor del inframundo, quien debe luchar contra el hijo del dios Zeus para poder así destituirlo de su poder. La película guarda relación con la mitología clásica, aunque parte de ella se cree que ha sido cambiada.

Las fábulas

Sin duda alguna, los animales son los que más historias han protagonizado y los que más nos han enseñado a través de las fábulas. Mickey Mouse, el icónico animal de la compañía, protagonizó una de ellas: ‘El sastrecillo valiente’.

A pesar de ser este el animal más famoso, otra de las fábulas por excelencia son ‘Los tres cerditos’. El trío de hermanos nació en el año 1933, y tal y como se recoge en la exposición, la película “pretende enseñar la virtud que entraña ser una persona práctica y trabajadora”. Algo que terminó siendo considerado como “una especie de parábola para su época”.

A lo largo del film se ve como los tres hermanos deben de trabajar en la construcción de la casa y, mientras dos de ellos buscan terminar lo antes posible, el tercer hermano trabaja más para lograr una casa mejor. Todo esfuerzo tiene su recompensa. Este último consigue una casa más resistente cuando llega el lobo Feroz. Mientras que las dos casas restantes, son destruidas con un simple soplido.

Las leyendas

¿Creías que una película te podía enseñar tanto? Pues hay más. Los pueblos y comunidades que han vivido en algún momento de su historia alguna hazaña extraordinaria cobran protagonismo. A lo largo de sus películas, Disney recoge leyendas que plasma en las grandes y pequeñas pantallas. El claro ejemplo de ello dentro del universo Disney lo conoceréis con solo leer la frase: Robar a los ricos para dárselo a los pobres.

El primer largometraje de ensueño

Para algunos seguro que lo primero que piensan cuando escuchan la famosa melodía de Disney son sus princesas. Y es que son tan importantes para la compañía, entre otras cosas, porque el primer largometraje realizado por Disney fue Blancanieves. Así es. La princesa envenenada por la manzana protagonizó el primero de los muchos largometrajes que vendrían después.

Blancanieves y sus siete enanitos fue estrenada en el año 1937. Fue importante por el hito que significó en la historia del cine. Además de ser el primer largometraje de Disney, concentró los créditos más largos de la historia. En ese momento la sociedad fue consciente de algo que a día de hoy tenemos claro: la cantidad de recursos necesarios para dar vida a una historia a través de la gran pantalla.

Después de Blancanieves, fueron muchas las princesas que contaron sus historias a través de cuentos y filmes. La Bella Durmiente (1959), la Sirenita (1989) o hasta la más reciente película Frozen (2013).

¿Cómo nacen los dibujos animados?

La respuesta sería sencilla. Dibujando. Pero el proceso no se debe simplificar en dicha acción.

Celuloide de la película ‘Los tres cerditos’

Los dibujos animados han mostrado una gran evolución. Hasta llegar a elaborar el dibujo perfecto que se mostrará en la gran pantalla, se pasan diferentes fases. En la exposición ‘El arte de contar historias’ se recogía una pieza audiovisual que mostraba el proceso de confección de un personaje Disney.

El primer paso era dibujar los esbozos y crear los guiones los personajes interpretarían en la película. Cada dibujo era inspeccionado por Disney, por lo que tal y como se recogía en el documental, ni una imagen se producía sin el visto bueno de este. A partir de ese momento, los expertos de animación de la compañía comenzaban a dibujar a los personajes para lo que incluso, llegaban a utilizar un espejo para reflejar las expresiones y captar los movimientos.

Una vez realizados los personajes, con la ayuda de un proyector los veían en movimiento. Los dibujos finalmente eran cubiertos por una capa de celuloide transparente donde se aplicaban los colores con los que hemos conocido a nuestros personajes favoritos. Así se puede apreciar en la foto que acompaña a este artículo, donde el fondo -la chimenea- se encuentra detrás del celuloide en el cual, los personajes están pintados encima. Estos celuloides eran fotografiados para componer las escenas de las películas.

La exposición guarda un sinfín de curiosidades de la famosa compañía Disney, así como bocetos en los que se puede contemplar la evolución de los personajes desde su nacimiento hasta su plasmación en la gran pantalla.