Entrevistas

Antonio Cartón, profesor USJ y preparador físico de la selección egipcia de balonmano: “Tendremos que tumbar a varios equipos europeos”

Antonio Cartón durante el calentamiento de la selección egipcia de balonmano. (Fuente: Antonio Cartón)

Antonio Cartón Llorente, profesor de fisioterapia y CCAFD en la Universidad San Jorge, es el preparador físico de Los Faraones, la selección egipcia de balonmano. Como parte del staff técnico de la selección, se encuentra en Egipto en pleno Mundial de Balonmano, en el que los egipcios, además de anfitriones, son una de las sorpresas dispuestas a dar la campanada en el torneo. Cartóncuenta cómo pasó de jugador profesional a profesor sin perder el entusiasmo ni el amor por el balonmano, y qué expectativas tiene de cara al Mundial y a los futuros Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

¿Cómo recuerdas tu etapa de jugador?

Empecé mi carrera jugando en Gijón, estuve allí tres años hasta que Manolo Cadenas (entrenador del CB Ademar León y seleccionador de Argentina) me fichó junto a Raúl Entrerríos, ya que ambos jugábamos en Asturias. A partir de ahí, jugué por todo el norte: Teka Cantabria (actual CB Cantabria), CD Bidasoa, Balonmano Aragón y un último año en Huesca, tras la desaparición del equipo maño. Como deportista disfruté un montón y ya pensaba que mi vínculo con el balonmano se estaba apagando, hasta que surgió la oportunidad de participar como ayudante en Egipto.

Ganaste una Liga Asobal, ¿Cómo fue aquel año?

El año que llegué a León fue muy divertido, porque le ganamos la liga a un Barcelona que llevaba cinco copas de Europa seguidas y muchas más ligas nacionales. Aquella temporada empezamos ganándole al Teka Cantabria, uno de los cuatro primeros, perdimos en Canarias y empatamos en Granollers. Después de aquel partido, Manolo Cadenas nos dijo: “Chavales, de aquí a final de liga no vamos a perder ni un partido más”. Y como fue el primer año en el que ya no había playoff, sino solamente liga regular, el Barcelona se fue relajando y perdiendo puntos, mientras que nosotros ya no perdimos ningún partido hasta la última jornada, cuando jugamos contra el Barcelona siendo ya campeones, así que nos tuvieron que hacer el pasillo. Fue un momento muy bonito.

“Me encantaría volver a jugar contra España y enfrentarme a algunos excompañeros como Raúl Entrerríos”

¿Qué cambios notaste al pasar de ser deportista de élite a profesor de universidad?

Lo que más me motivaba era mi rutina diaria entrenando y cada partido del fin de semana, cosas que me daban la adrenalina necesaria. Cuando vi que eso se acababa, tuve que enfocarlo de otra manera. Ahora me pasa que la primera clase con cada grupo me pongo igual de nervioso que antes de jugar un partido. Ha sido una forma de trasladar la mentalidad de un lado a otro, de la forma más dulce posible, teniendo en cuenta que el fin de una carrera deportiva suele ser un poco traumático.

Antonio Cartón durante una clase de Fisioterapia en la USJ. (Fuente: Antonio Cartón)

¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar con la selección de Egipto?

Cuando debuté en León, todavía estaba en la Selección Española Sub-18 y Sub-21, y allí coincidí con Roberto García Parrondo, que después de retirarse se fue a entrenar en Skopje y allí ganó la Champions y fue el mejor entrenador de 2019. Le pidieron que entrenara a la selección nacional de Egipto y como necesitaba un preparador físico me llamó. Llevo trabajando en la selección desde octubre de 2019 y ya hemos ganado el campeonato africano, lo que nos clasificó para los Juegos Olímpicos de Tokio.

¿Cuál es tu trabajo como preparador físico en el equipo?

Extrañamente cómodo, porque algo que caracteriza al jugador egipcio es que adora el gimnasio. Para mí ha sido un cambio brutal, porque allí tienen muy buena cultura de trabajo fuera de la pista y son unas máquinas. No digo que en otros equipos no se trabaje tanto, sino que ellos lo enfocan como una forma de evitar lesiones y estar en forma y no como un castigo o algo forzado. A veces tengo que frenarles un poco para que no pasen tanto tiempo en el gimnasio y vayan a jugar a balonmano.

“La primera clase con cada grupo de alumnos es como jugar un partido, me pongo igual de nervioso”.

¿Es difícil entenderse con los jugadores por el idioma o su cultura?

El idioma no es problema porque funcionamos con el inglés. Excepto por dos o tres, todos se manejan bien. Alguno que ha jugado en la liga española chapurrea y le hace gracia hablar en castellano. En cuanto a las diferencias culturales, lo más gracioso son los calentamientos antes de los partidos, porque ellos deben rezar al amanecer y antes de la puesta de sol, pero también lo hacen antes de jugar. Y en esos calentamientos en los que yo estoy muy motivado junto a ellos, resalta que algunos se marchan a un lado para rezar hacia La Meca. Convivir con otras culturas es enriquecedor y es muy importante saber respetarlas.

Sois la selección anfitriona y supongo que eso supondrá mayor exigencia, pero ¿qué objetivo os habéis propuesto en este mundial?

Este es el primer mundial con 32 selecciones y nos tendremos que enfrentar con al menos cuatro equipos europeos si queremos pasar a octavos. Las expectativas por parte del gobierno y la federación egipcia son altas, aunque por parte del staff técnico nos gustaría llegar a octavos. Pensábamos que este iba a ser el primer mundial tras unas Olimpíadas y así la mayoría de las selecciones aprovecharía para hacer un cambio generacional, pero tras haberse pospuesto, los equipos vienen preparados con todo su arsenal. Solo contamos con el 20% de aforo en los pabellones y, encima, tenemos toda la presión de ser los anfitriones.

¿Cuáles son vuestros rivales en la primera fase?

En la fase de grupos nos enfrentamos a Chile, Macedonia del Norte y Suecia, que es el ‘coco’. Pasarán tres de esos cuatro a la Main Round, en la que te cruzas con los tres mejores del grupo parejo, del cual es posible que nos toque Eslovenia, uno de los favoritos, Rusia o Corea del Sur y Bielorrusia. De estos seis equipo solo dos pasan a octavos, así que es una locura tener que cargarse a Suecia o Eslovenia, las dos cabezas de serie. Lo importante es que vamos mentalizados para ello.

“En Egipto tienen muy buena cultura de trabajo en el gimnasio, ha sido un gran cambio con respecto a España”

¿Y qué equipos son favoritos a ganar el mundial?

Dinamarca suele estar en las quinielas. España está haciendo cambios, pero, por nivel de juego y experiencia, siempre es favorita. Luego Noruega y Croacia son otras dos grandes selecciones, sin olvidar a Francia que, aunque se ha quedado fuera en los dos últimos campeonatos, es la auténtica dominadora en el panorama internacional.

Antonio Cartón durante una de las sesiones en el gimnasio. (Fuente: Antonio Cartón)

¿Te gustaría enfrentarte a España?

Hablando en términos deportivos, prefiero no verlos. Lo cierto es que como anfitriones tuvimos la oportunidad de seleccionar grupo y no elegimos el suyo, porque si queríamos llegar lejos no eran el rival más fácil de superar, sobre todo porque nuestro sistema de juego es muy parecido al suyo, y ya conocen todos nuestros trucos. Pero en lo personal me encantaría volver a jugar contra algunos excompañeros como Alex Dujshebaev, Jorge Maqueda y Raúl Entrerríos, si es en unas semifinales mejor, y así ellos pasan ya a la final si quieren (lo dice en tono irónico).

¿Cómo ves la oportunidad de acudir a unos Juegos Olímpicos?

Me hace una ilusión tremenda, porque si acudir a un Mundial ya es una maravilla, poder ir a unos Juegos Olímpicos para un deportista es lo máximo y, aunque no pudiera hacerlo como jugador, me encantaría hacerlo como parte del cuerpo técnico, incluso con la camiseta de Egipto. Y si no estamos encerrados en una burbuja como en este mundial por las restricciones del Covid-19, mejor, porque me gustaría irme al hotel de concentración de España para tomar algo con Raúl.

Universidad San Jorge