Blog

¿Viajar a Londres para jugar a Pokémon?

Juan Sánchez, también conocido como Koga, se dirige camino al aeropuerto con una mochila y una consola como equipaje. No viaja solo. Junto a él se encuentran también un grupo de 15 jóvenes de entre 17 y 29 años. Todos ellos se dirigen a Londres a pasar el fin de semana, pero no van para hacer turismo, viajan hasta la capital Inglesa para jugar a Pokémon.

Por Rebeca Oliva

Los pasados días 17, 18 y 19 de noviembre se celebró en Londres el Pokémon International Championships. Pero, ¿qué se lleva a cabo en un evento con un nombre tan extraño?

Todos conocemos la famosa serie de Pokémon, donde un joven entrenador llamado Ash Ketchum lucha con la ayuda de su inseparable mascota Pikachu para ser el mejor entrenador de toda la región. ¿Qué sucedería si este argumento se trasladara a la realidad? El resultado sería este evento: un lugar donde cientos de jugadores compiten con sus consolas y juegos de Pokémon para alzarse con la victoria y proclamarse el mejor entrenador de Europa.

Dos jugadores. Dos Pokémon en campo. Dos ataques por turno. Un solo ganador.

La competición es resultado de una suma de estrategia, predicciones, rapidez mental y entrenamiento previo que le otorga un aire similar al de una partida de ajedrez. Una vez comienza a correr la cuenta atrás, ambos jugadores han de plantear las mejores estrategias en cada turno para debilitar a los cuatro Pokémon del equipo rival. El jugador que consiga mantener, al menos, un Pokémon con vida en el campo se alzará con la victoria y pasará a la siguiente ronda.

En el lista actual existen 801 Pokémon, cada uno con sus características especiales que los hacen únicos. Para poder desenvolverse en la partida se han de conocer, lo mejor posible, cada una de las cualidades que presenta cada criatura. El jugador escoge, de entre todos los posibles, a 6 que conformarán su equipo y con los que hará frente a otros 6 Pokémon de otros jugadores.

Un evento de grandes dimensiones

Las partidas tienen un máximo de duración de 5 minutos.

Es 17 de noviembre. Koga se dirige al lugar del evento, situado en el ExCeL London, no muy lejos de la casa donde se aloja. Son las seis de la mañana. Todavía no ha amanecido y la penumbra inunda las calles londinenses. El frío y el clima lluvioso otorgan al ambiente un halo de misterio que parece haber salido de una novela. Pero nada le preocupa. Él está plenamente inmerso en su equipo Pokémon y en la estrategia que desarrollará para ganar a sus contrincantes. Confía plenamente en sus posibilidades.

“Desde que gané el Internacional en 2016, mi vida ha dado un giro increíble”, Miguel Martí, ganador del torneo del año anterior.

El evento reunió a casi 500 jugadores de todas partes del mundo y donde acudieron varios grupos de españoles, entre ellos Álex Gómex (PokeAlex) quién obtuvo el segundo puesto en la categoría máster. Sin embargo, no todo han sido buenas noticias. Aunque en un comienzo se ofertaron 750 plazas para el torneo, una vez llegadas a las 480 se cerraron las inscripciones, sin previo aviso y sin posibilidad de apuntarse de ninguna forma.

Uno de los afectados fue Miguel Martí, también conocido como Sekiam, quien se alzó con la victoria el año pasado, causando una gran emoción en la comunidad española de Pokémon. “A día de hoy sigo sin creérmelo. Para mí supuso un antes y un después en mi carrera como jugador profesional de Pokémon. También, a raíz de ganar el Internacional del año pasado mi canal de YouTube empezó a crecer muchísimo, una cosa llevó a la otra… Y ahora mismo, mi vida ha dado un giro increíble desde entonces”, afirma Sekiam.

Para él, no poder participar este año ha supuesto “una gran decepción” puesto que, tras su victoria del año pasado, iba con las energías cargadas para darlo todo este 2017. “No haber podido jugar este año me cierra totalmente las puertas para intentar conseguir el viaje pagado al mundial, pero intentaré, al menos, viajar por mi cuenta”, expresa Miguel Martí.

Con la inscripción se regalaba a todos los jugadores un kit de bienvenida.

Y es que el internacional de Londres no es el evento de mayor envergadura en el competitivo de de este juego. A mediados de agosto se celebra en Estados Unidos el Pokémon World Championshisps donde se reúnen los mejores jugadores de todo el mundo. Un evento al que solo se puede acceder una vez conseguido un mínimo de 300 puntos (cifra que se alcanza acumulando victorias en los diversos torneos celebrados por todo el mundo) por lo que la entrada está limitada únicamente a los mejores jugadores del planeta.

“Esta modalidad de Pokémon te permite llevar la afición a un nivel estratégico y competitivo. Es una nueva ventana a este juego de la infancia”, Arturo Jiménez.

Similar fue el caso de Álex Archilla, conocido como Manec, quien a dos semanas antes del evento le informaron de que no podría participar por ausencia de plazas, sin embargo, él ya tenía su viaje a Londres y su alojamiento pagado, por lo que aprovechó la ocasión para ir igualmente y acceder como espectador al evento. “Si hubiera podido jugar habría podido acumular puntos y hubiera tenido alguna oportunidad de ir al mundial. Me hacía bastante ilusión”, manifiesta Álex Archilla. Para él, la organización del evento fue “lamentable” y no entiende “cómo las cosas se pueden hacer tan mal”.

Manec acompañó a su amigo Arturo Jiménez, también conocido como Sasun, quién sí que pudo inscribirse a tiempo al torneo y participar. A pesar de no haber jugado con anterioridad un torneo de tales dimensiones, Sasun logró 5 victorias de 9 rondas. “Iba con las expectativas de disfrutar de la experiencia, no esperaba obtener tan buen resultado. Además pude conocer a nuevos amigos por lo que la experiencia fue muy positiva”, sostiene Arturo Jiménez.

¿Qué tiene este evento que atrae a tanto público?

Así es la ficha de entrenador que todo jugador posee en su consola.

Todos los jugadores tienen algo en común: una misma afición que reúne a cientos de jóvenes sin importar sexo, edad, procedencia o creencias.

Para Sasun son varios los motivos: el primero de ellos es poder competir en persona contra otros entrenadores. “Los mejores jugadores del continente se encuentran en el mismo sitio con un único objetivo: llevarse el primer puesto. Ello te fuerza a tratar de superarlos y hacerte mejorar como competidor”, asegura Sasun. También resalta que este tipo de competiciones le han permitido conocer a gente con aficiones similares y resalta la cantidad de amistades que ha forjado gracias a Pokémon. “Te permite llevar la afición a un nivel estratégico y competitivo. Es una nueva ventana a este juego de la infancia”, expresa.

“Este evento es una de las mayores experiencias de ver y vivir”, Juan Sánchez.

En descanso entre combates los jugadores y jugadoras se pasean de mesa en mesa del recinto buscando a sus próximos contrincantes. Y entre ellos, Koga, que también recorría el espacio en busca de su número de mesa. Para él, lo mejor de este tipo de eventos son las personas que se encuentran en ellos y el hecho estar reunido con tanta gente con la misma afición supone para él “una de las mayores experiencias de ver y vivir”. Una vez localiza el sitio que le corresponde toma asiento frente a su rival y con una enérgica sacudida de manos entre ambos da comienzo el combate.

Finalmente, el ganador fue el italiano Simone Sanvito (Sanvy) quien venció a Álex Gómez, cerrando las puertas a que un español ganara por segundo año consecutivo el internacional de Londres. Sekiam, el vencedor del año pasado, considera que Sanvito es un jugador de “mucho nivel y con muy buena trayectoria” y, aunque le hubiera gustado que el español PokeAlex obtuviera el primer puesto,  el trabajo del italiano también tiene “mucho mérito”.

Koga marcha del recinto con un total de seis victorias y tres derrotas. En total ha conseguido 100 puntos. Ahora ya está un paso más cerca del mundial que se celebrará en Nashville (Estados Unidos) en agosto de 2018. Hasta entonces continuará entrenando para convertirse en el mejor entrenador Pokémon del mundo.

Universidad San Jorge