Blog

El fútbol le da una asistencia de gol a la política

El Congreso de Periodismo Digital abordó el periodismo político | Fuente: Congreso Huesca

España y el fútbol. El fútbol y España. Dos conceptos que se encuentran irrebatiblemente unidos, pues este deporte se ha convertido en un elemento más de la  cultura de nuestro país, superando por goleada a los toros y a la tortilla de patata. No cabe duda de que la sociedad española es futbolera

Ricardo Nuez

Esta tradición, la del fútbol, viene de lejos. En 1889 se creó el primer equipo de fútbol profesional, el Recreativo de Huelva, y, ya desde entonces, este nuevo juego causó interés y pasión en las personas que se acercaban a verlo, quienes comenzaron a llamarse aficionados.

Sin embargo, otro elemento cultural de España, la política, nunca ha suscitado ese interés tan ferviente y sentimental en la sociedad que sí había generado el deporte rey. Esta actividad no incitaba a escuchar al corazón sino al cerebro. No pedía un aplauso ante un discurso, sino una reflexión. O, al menos, hasta hace poco.

Un cambio en el tratamiento político

Si el fútbol tiene a miles de fieles seguidores detrás, dispuestos a todo por ver jugar a su equipo favorito, ¿por qué no hacer de cada contenido político una final de la Champions? Una buena premisa para partir hacia un periodismo político televisivo que también enganche, y que deje pegado a los espectadores a sus sofás hasta el
último minuto.

“La política se ha convertido en un entretenimiento”, explica Cristina Puig, periodista de TV3. Como indica Puig, la política entretiene, principalmente por una cuestión de evolución: la que han llevado a cabo los profesionales de este campo a la hora de transmitir los mensajes.

La información política se narra como un partido de fútbol, adquiriendo muchos elementos específicos de la comunicación deportiva, y, concretamente, futbolística. Los periodistas políticos se convierten en deportivos, y el Congreso de los Diputados adquiere la magnitud del Santiago Bernabéu.

Así lo expone Ana Martínez, periodista de Antena 3, quien asemeja la atmósfera sentida en un directo de tono político a una vivida sobre un terreno de juego: “En un par de coberturas que he hecho, me he sentido más en una ambiente futbolístico que en uno periodístico; abucheos, aplausos… pero lo que estaban viendo era
un discurso de Carles Puigdemont”.

Ferreras, el entrenador de la información futbolizada

Antonio García Ferreras se ha posicionado por encima de todos los demás periodistas en cuanto a información política. Y lo ha hecho, precisamente, gracias a su visión futbolística. Porque el presentador de Al Rojo Vivo no da asistencias milimétricas como Lionel Messi, pero sí fue capaz de ver la jugada antes que nadie.

Como en los carruseles de radio, Ferreras emerge como conductor para trasladarse inmediatamente a los distintos puntos de interés, donde tiene localizado a su equipo de trabajo. De esta forma, puede conocer lo que está sucediendo a tiempo real en aquellos lugares, de la misma manera que Paco González “visita” los campos de fútbol desde el estudio de la Cadena Cope.

Una fórmula básica para crear una necesidad en los espectadores: la de seguir viendo el programa. Como señala José Yélamo, periodista de La Sexta, su principal objetivo es “hacer atractiva la información”. Una que, a primera vista, no siempre suele tildarse con el adjetivo de interesante.

“Suena aburrido, pero un juicio se puede contar de una manera trepidante”

José Yélamo

Dinamismo, velocidad, inmediatez… son algunas de las palabras obligatorias en este nuevo periodismo político, que, al igual que el resto de la profesión, también se ha tenido que adaptar a los cambios exigidos por sus nuevos receptores. Una evolución que se ha expandido en todos los medios de comunicación, y que ha invitado a la sociedad a mirar hacia la política.

¿Pasión por la política?

Tipos como Ferreras han conseguido algo que parecía impensable: crear pasión política. Gracias a estos periodistas narrando a pie de campo los sucesos que se van dando a lo largo de la mañana; a equiparar un pleno con una jornada liguera; y, en definitiva, a trasladar la pasión del futbol al ámbito político, la sociedad española ha aumentado su atracción hacia una actividad que, antes, resultaba aburrida para muchos.

Porque un juicio se narra como un encuentro: minuto a minuto, contado todo lo que ocurra, con las impresiones y las primeras reacciones de los protagonistas, con un vencedor, con un perdedor.

Es el método empleado para transformar algo teóricamente aburrido en algo que puedes ver sin dormirte -y que incluso provoca expectación-.

No se debe olvidar que, como admite Ana Nuñez-Milara, periodista de Telecinco, “la televisión es entretenimiento”. Por ello, la clave reside en cómo contar la información. Si haces de una noticia plana un aeroplano, tu audiencia volará.

“Por fin parece que se ha despertado el interés político; cuando les damos ese producto, la gente lo consume”

Ana Nuñez-Milara

A pesar de todo, parece que el fútbol y la política no están tan alejadas en tiempo y espacio, sino que pueden convivir y aprender entre ellas. Al fin y al cabo, parece que la política también interesa.

Universidad San Jorge