Reportajes

Zaragoza, una ciudad de secretos

Primeras escaleras (Por ZaragozaGuia)
Primeras escaleras (Por ZaragozaGuia)

La capital aragonesa tiene recovecos e historias desconocidas para muchos de sus ciudadanos. Una de ellas son las primeras escaleras mecánicas de Europa, actualmente escondidas en el patio de un bloque de viviendas de la calle Torre Nueva.

Por Miguel G. Pobes

Zaragoza es una ciudad curiosa. Guarda secretos que ni siquiera los propios habitantes conocen. Las historias surgen de donde nadie lo espera. Seguro que, si alguien se acerca a la Plaza del Pilar y pregunta cuál es el monumento más visitado de España, pocos responderían que es la Basílica que se encuentra a escasos metros. Igual que desconocerían que el lugar en el que se encuentran es la plaza peatonal más grande de la Unión Europea.

Y cuando uno investiga más datos se encuentra con nuevas averiguaciones. Resulta llamativo que las primeras escaleras mecánicas de Europa se encuentran en la capital aragonesa. Y es que, en el año 1936, los almacenes SEPU (Sociedad Española de Precios Únicos), que actualmente ya han desaparecido, decidieron brindar a sus clientes la oportunidad de ahorrarse un tramo de escaleras a pie.

Sepu fue la primera cadena de grandes almacenes que existió en España. Nació en el año 1934 y tuvo sucursales en Madrid, Barcelona y Zaragoza. La delegación aragonesa se encontraba en la calle Torre Nueva. Después de muchas horas de reuniones decidieron que el mejor escenario para poner en marcha el novedoso invento sería en el almacén zaragozano. Y cuando se estrenaron, se produjo un gran revuelo y muchos ciudadanos se agolparon en los almacenes exclusivamente para poder probar las escaleras.

Sin embargo, este hecho ya no resultaba novedoso en Estados Unidos. Allí conocían perfectamente en lo que consistía este llamativo invento. A finales del siglo XIX, en el año 1896, se presentaron las primeras escaleras mecánicas del mundo. Fue en Coney Island, un parque de atracciones de Nueva York. Curiosamente se dieron a conocer como una mera atracción, por lo que quizá desconocían el uso y la importancia que adquiriría con el paso de los años.

A pesar de que los almacenes Sepu quebraron a principios de siglo, ya habían dejado su particular herencia a la ciudad. Y es que, las primeras escaleras mecánicas de Europa siguen prácticamente en el mismo lugar. Ahora mismo no existen los almacenes de la empresa, pero sí que hay un bloque de viviendas. Y las escaleras se han convertido en un elemento decorativo fundamental para el patio interior.

Los viandantes de la calle Torre Nueva no son conscientes de la historia que tiene detrás. Varios de ellos aseguran que toman esta vía casi diariamente, pero que no habían trascendido estos datos. Algunos son vecinos de la misma calle. Y así, una vez más, se demuestra que Zaragoza es y continuará siendo una ciudad de secretos e historias.

 

Universidad San Jorge