Reportajes

Zero Waste o cómo salvar el planeta del plástico

Tu bote de champú de plástico, el paquete de café de plástico, el cepillo de dientes de plástico, tu bolsa de plástico del supermercado e incluso verduras en envoltorios de plástico. Todo hecho de plástico. Tus cubiertos, el paquete de sal, la bandeja de pescado, tu cámara de fotos y tu teléfono. Prácticamente todo lo que nos rodea lleva plástico.

España es el cuarto país de la Unión Europea que demanda mayor cantidad de plásticos. Y el 50% de los envases de plásticos no se reutiliza y acabará en los vertederos. La alternativa “Zero Waste” no apoya únicamente el reciclaje de productos plásticos, se centra principalmente en dejar de consumir plástico buscando alternativas más sanas para el medio ambiente.

 

Romper con la dependencia al plástico

La meta principal es reducir la cantidad de desperdicios que una persona genera, acercándose a cero. Se han hecho virales imágenes y vídeos de personas capaces de almacenar tan solo en un pequeño jarro la basura que habían generado en años. Una forma de evitar que plásticos de un solo uso que no se reciclen acaben contaminando ya que alrededor de únicamente el 10% del plástico se recicla.

La iniciativa pretende reeducar nuestra mirada y el sistema en el que vivimos. Pensar en una economía circular y más sostenible para evitar seguir aumentando nuestras tasas de contaminación hacia el planeta.

Algunas guías básicas para empezar consisten en no utilizar botellas de plástico y utilizar otras que podamos reutilizar, preferiblemente de materiales como el acero inoxidable o el cristal. Llevar tus propias bolsas de tela para hacer la compra. Utilizar recipientes de cristal y no de plástico, escoger productos que no tengan plástico durante tu compra o utilizar jabones y elementos de higiene libres de plásticos y reutilizables. Además de eliminar otros plásticos de un solo uso como pajitas o vasos y cubiertos de plástico. Podemos encontrar alternativas en tiendas dedicadas únicamente a productos sin plástico como Usar y Reusar, Luffa Shop o Sin Plástico.

Una iniciativa que incita a cambiar el foco. Por ejemplo, en diferentes lugares del mundo ha ido naciendo el movimiento internacional “Youth For Climate” que reivindica una mayor acción política con el fin de frenar el cambio climático. A este movimiento se han unido jóvenes españoles de ciudades como Barcelona, Girona o Madrid.

 

Más plástico que peces

En 2050, se estima que habrá mayor cantidad de plástico que de peces en los océanos. Según un informe del World Economic Forum, la cantidad de peces irá disminuyendo, invadidos por las grandes cantidades de plástico. A la cabeza de la producción de plásticos se encuentra Asia (50%) seguida de Europa (19%) y América del Norte (18%).

Datos: World Economic Forum Fuente: Paula Cámara

De comer: ¿plástico?

Las cifras hablan por sí solas. Y con ello nos surge una duda evidente al conocer que el plástico se encuentra en océanos y es contaminante. ¿Estamos comiendo plástico?

Según un estudio de la Universidad de Gante, una persona europea puede llevar a ingerir hasta 6.400 microplásticos al año, absorbiéndose por nuestro organismo. De hecho, según otro estudio, en el 90 por ciento de las marcas de sal analizadas a nivel mundial se podrían encontrar microplásticos.

Unas cifras que nos muestran que con la contaminación por plástico no solo contaminamos nuestro entorno; también nuestro propio organismo.

 

 

 

Universidad San Jorge