Reportajes

El coste de albergar una carrera Europea de karting

Karts iniciando una carrera.
Cada año, cientos de pilotos se dan cita en Zuera para luchar el estar más cerca de la élite del automovilismo. Imagen: Jf Omedas Photography

Por Mario Bordonaba Gil

El karting es la antesala para cualquier piloto que pueda formar parte de categorías como la Fórmula 1. Leyendas del automovilismo como Fernando Alonso, Lewis Hamilton, Sebastian Vettel y más recientemente, el campeón de la Fórmula 1 en 2021, Max Verstappen, dieron sus primeros pasos en esta disciplina. Valentín Mif, gestor del Circuito Internacional de Zuera y Gonzalo Planter, organizador y director de carrera del mismo, cuentan cómo se planifica una prueba perteneciente a un campeonato europeo de karting.

Max Verstappen (izquierda), campeón del mundo de Fórmula 1 en 2021, participó en Zuera en el año 2012. Imagen: Circuito Internacional de Zuera

Formar parte de un campeonato de Europa

Que un circuito forme parte de una competición tan relevante en el mundo del karting requiere numerosos formalismos. Para ello, cada temporada, la FIA (Federación Internacional de Automovilismo), contacta con todos los circuitos adecuados para albergar dichas competiciones. Tras un largo proceso de selección, si el trazado es elegido, se publican los calendarios oficiales de la temporada y a los circuitos seleccionados se les envían los contratos pertinentes.

Zuera lleva desde el año 2007 albergando campeonatos a nivel internacional, europeo, nacional y regional. Imagen: Circuito Internacional de Zuera

Su coste

Oscila entre los 40.000 y 60.000 euros, de los cuales la FIA exige una señal de unos 2.000 para asegurarse de que se va a realizar. Si es asi, ese coste se devuelve al propio circuito. Añadido a estas cantidades, tanto la FIA como la RFEDA (Real Federación Española de Automovilismo) y la FADA (Federación Aragonesa de Automovilismo) exigen un pago por derechos de calendario. Es decir, porque el nombre del circuito y la prueba aparezca en el calendario competitivo nacional, internacional y regional. Su coste total varía entre 8.000 y 10.000 €.

Sumando todos los gastos, albergar una prueba de estas características rondaria los 70.000 euros. “Este montante corre a cargo del propio Circuito Internacional de Zuera junto a las ayudas que podamos recibir de diferentes organismos públicos como la DGA (Diputación General de Aragón) y el Ayuntamiento de Zuera, entre otros”, explica Planter, director de carrera del Circuito Internacional de Zuera.

No solamente es ganar una carrera, hay mucho detrás dentro de cada casco. Imagen: Jf Omedas Photography

¿Cuánto pagan los equipos y pilotos por correr?

A un piloto, dependiendo del equipo con el que corra la competición, puede costarle participar entre unos 5.000 y 20.000 euros. Es decir, es el quien paga al equipo por correr con ellos. Por otra parte, el piloto paga por inscripción a la carrera, aproximadamente, entre 500 y 600 €. Por lo tanto, si el campeonato de Europa tiene cinco carreras, la suma total sería entre 2.500 y 3.000 €, solo por participar. “Una cosa es lo que el mismo piloto paga al equipo por tener un kart para poder correr y la otra es lo que el propio participante paga por tener derecho a correr la carrera”, dice Mif, gestor del Circuito Internacional de Zuera.

Grandes empresas invierten en las futuras promesas del automovilismo. Imagen: Hawkers Motorsport

El evento se acerca…

Se ultiman todos los preparativos en cuanto a verificaciones de pista, seguridad, contratación del personal sanitario y los comisarios de pista. “Los comisarios de pista están distribuidos por puntos estratégicos en el circuito y son los encargados de actuar si sucede algún incidente en la competición. La FIA nos exige un informe de todos los que formaran parte del campeonato”, asegura Planter, director de carrera del Circuito Internacional de Zuera.

Además, tiene lugar la última revisión de pista por parte de la FIA que consiste en observar y analizar cada uno de los tramos del circuito, comprobar que todo esta acorde a la normativa en relación a la seguridad, mantenimiento, señalización, protecciones…Una vez realizada y, si el trazado cumple con lo necesario, habrá luz verde para la realización del evento.

Sin los comisarios de pista ninguna carrera se podría realizar, son fundamentales para su desarrollo. Imagen: Gonzalo Planter

Llegan equipos y pilotos, los procedimientos

Unos dos dias antes del comienzo de la prueba, comienzan a llegar al circuito camiones con material, equipos, pilotos, el “staff” técnico de la FIA… Todos y cada uno de los equipos tienen que pasar una serie de verificaciones para comprobar que todo esta en orden. Desde las medidas del kart, que no haya partes modificadas en contra del reglamento, que el depósito de la gasolina tenga la medida exacta… “Este mundo es tan competitivo y se juegan tanto, que cualquier mínima diferencia o ventaja puede ser determinante”, afirma Mif, gestor del Circuito Internacional de Zuera.

La FIA es muy estricta y ofrece unas horas para que los equipos pasen esas verificaciones, si no lo hacen, reciben una multa económica. También realizan una reunión con todos los participantes para dejar claro las normas del campeonato y recordar reglamento, la cual, es de obligada asistencia para los pilotos y, al menos, un representante de cada equipo. El no asistir supone, de nuevo, una sanción económica.

Hay mucho en juego en un campeonato de Europa y es clave dejar bien claras las normas. Imagen: Gonzalo Planter

Una figura esencial

El trabajo de un director de carrera consiste en vigilar el trazado durante el trascurso de las sesiones y en especial el comportamiento de los pilotos. Debe informar de cualquier acción que estos realicen que resulte ser ilegal, sospechosa o, en el caso de que se produzca un incidente, comunicarlo a los comisarios deportivos. Es imprescindible que tenga un profundo conocimiento del mundo de las carreras y que sepa leer su desarrollo a la perfección.

La coherencia y la honestidad son dos virtudes que no pueden faltar si quiere ganarse el respeto de los participantes. En el fondo, lo más importante, es volverse a casa con el último piloto viendo la bandera de cuadros, lo que significa que todo ha transcurrido con normalidad. “Ser director de carrera exige una gran capacidad de concentración, capacidad resolutiva, rapidez, eficacia, nervios de acero y tener una visión global de todo lo que está sucediendo”, dice Planter, director de carrera del Circuito Internacional de Zuera.

La labor de un director de carrera trasciende mucho más del mero conocimiento del reglamento. Imagen: Gonzalo Planter

Acerca del autor

Mario Bordonaba Gil

Estudiante de Periodismo. Motor y Fútbol. Pasión por la Fórmula 1, de la que hablo en YouTube.

Comentar

Clic aquí para escribir un comentario

Universidad San Jorge