Reportajes

Estudiantes de Ciencias de la Salud, muy cerca de la inmunización contra la Covid-19

El pasado 27 de diciembre comenzaba la vacunación contra la Covid-19 en el país, con un sistema de priorización en el que en primer lugar se encuentran los centros residenciales de mayores y personal sanitario, por su gran vulnerabilidad,  y por último los más jóvenes y aquellos que hayan pasado la enfermedad , como máximo, hace tres meses. Por el momento, el país cuenta con los trabajos de tres farmacéuticas diferentes: Pfizer, Moderna y AstraZeneca, lo que, como comentaba el exministro de Sanidad, Salvador Illa, supone “el principio del fin”.

Sanitarios sí, estudiantes no

En Aragón, este primer grupo, de más de 27.000 personas, ya se encuentra inmunizado, es decir, ya se les han inoculado ambas dosis sin efectos secundarios reseñables. Ahora hasta el mes de marzo, es el turno de los mayores de 80 años, Fuerzas de Seguridad y estudiantes en prácticas de la rama de Ciencias de la Salud: Psicología, Fisioterapia, Enfermería, Medicina, Trabajo Social y Farmacia, a quienes en un principio no se les consideraba dentro de este grupo y creó cierta polémica. “Se comenzó a vacunar al personal de primera línea, servicios críticos como UCI y Urgencias, y nuestros alumnos no eran vacunados. Por ejemplo, vacunaban al tutor que tenemos en el Hospital Miguel Servet pero no a los alumnos que iban y aprendían con él”, comentaba la vicedecana del Grado de Enfermería de la Universidad San Jorge (USJ), Laura Zaurín.

“Llevo haciendo prácticas desde agosto y ahora que es cuando terminamos, nos vacunan. Terminaré las prácticas sin estar inmunizado”, añade Alberto Almingol, estudiante de 4º de Fisioterapia. Los estudiantes de estos grados consideraban necesario ser incluidos en este grupo, ya que aúnque todavía no sean profresionales de la salud se encuentral igual de expuestos que ellos mientras realizan sus periodos de prácticas “Creo que es importante la vacunación en nuestro caso, ya no solo por nuestra propia seguridad, si no también por la de los pacientes con los que estamos día a día” defendía Ana Alegría, estudiante de 2º de Enfermería.

Ana participó junto a otros alumnos de Ciencias de la Salud como voluntaria en esta jornada. Imagen: Universidad San Jorge.

“Creo que es importante la vacunación en nuestro caso, ya no solo por nuestra propia seguridad, si no también por la de los pacientes con los que estamos día a día”

Ana Alegría, estudiante de 2º de Enfermería.

Vacunados en la Universidad

Alberto fue vacunado durante esta jornada. Ahora se encuentra a la espera de la segunda dosis. Imagen: Universidad San Jorge.

La vacunación en la USJ de la primera dosis de AstraZeneca se realizó el 17 de febrero en el polideportivo de la Universidad de Zaragoza. Los alumnos fueron citados a distintas horas y una vez vacunados debían esperar en la sala entre 15 y 30 minutos para vigilar los posibles efectos adversos de la vacuna. No todos los alumnos fueron vacunados en esta jornada, pues a unos pocos les ofrecieron hacerlo desde el centro de prácticas, “cuando se nos presentó la ocasión no dudamos en aprovecharla”, comentaba Ana.

Después de está primera sesión de vacunación, los estudiantes de Ciencias de la Salud deberán esperar tres meses para la segunda dosis, como indica AstraZeneca, y estar así completamente inmunizados.

Reacciones

La inyección de una vacuna puede generar diferentes reacciones como fiebre, malestar o dolor muscular en la zona, es por ello que tras la inoculación los pacientes deben estar unos minutos en observación aunque también puede aparecer estas reacciones horas más tarde “Yo tenía un poco de malestar pero al día siguiente ya estaba haciendo vida normal. Si que algunos de mis compañeros tuvieron fiebre, dolor de cabeza y muscular“, contaba Alberto. “Solamente sentí sentí dolor muscular en la zona durante esa noche y parte del día siguiente. Conozco bastantes casos tanto de mi carrera, qué han tenido síntomas como fatiga, escalofríos, fiebre, vómitos, náuseas y mal estar general. Aunque he de decir que a todos ellos les pusieron la vacuna de AstraZeneca, a mi la de Pfizer”, añade Ana.

“Tenía un poco de malestar pero al día siguiente ya estaba haciendo vida normal. Si que algunos de mis compañeros tuvieron fiebre, dolor de cabeza y muscular”

Alberto Almingol, estudiante de 4º de Fisioterapia.

Siguente grupo: docentes

Con el siguiente grupo se prevé comenzar a finales de marzo, es el momento de los profesores y personal de los centros educativos. Se empezará por los menores de 55 años puesto que se les inyectarán las dosis de AstraZeneca, la cual no es compatible con mayores de esta edad. Se comenzará por los centros de Educación Especial, después con los colegios donde se imparte el segundo ciclo de Infantil y Primaria, a los profesionales de escuelas infantiles y por último los docentes y empleados de Secundaria y Formación Profesional, sin hacer distinción en colegios públicos, privados o concertados.

El no poder utilizar la vacuna de AstraZeneca en mayores de 55 años deja un volumen de trabajadores del sector de la educación  al margen del calendario de inmunización actual, pues este grupo tendrá que esperar a la llegada de nuevas dosis de las farmacéuticas de Moderna o Pfizer. Por esta razón, es posible que se adelante la vacunación del grupo entre 45 y 55 años. Ahora también, se ha resuelto el asunto de los grandes dependientes, a los que Pfizer ha autorizado la posibilidad de desplazar las dosis a los domicilios de aquellos que no pueden trasladarse hasta el centro de salud.

Calendario provisional

El calendario puede variar según las dosis de las diferentes farmaceuticas que leguen a España. Imagen: Heraldo de Aragón.

De momento, el calendario no está cerrado ya que la vacunación y reorganización de estos grupos depende de la cantidad de dosis que lleguen a España. Ahora, hay  otro actor que podría acelerar este proceso en todo el país: la vacuna de Johnson & Johnson. La semana pasada se pidió su aprobación a la Agencia Europea del Medicamento, y el Gobierno calcula que, si todo va bien, podría estar en España en unos 15 días.  

Esto cambiaría nuevamente la situación, ya que se trata de una vacuna que se puede conservar en nevera, que se pondría en una sola dosis y que además tendría una fabricación a gran escala incluso dentro de España. Esto da un aire de esperanza ,como comenta Zaurín, pero sin olvidarnos del seguimiento de las medidas actuales: “Están saliendo vacunas muy potentes, debemos confiar en la ciencia, pero conseguir la inmunidad de grupo costará y eso implicara que tengamos que seguir con ciertas medidas”.

Acerca del autor

Noelia Amorós Nogueras

1 Comentario

Clic aquí para escribir un comentario

Universidad San Jorge