Sin categoría

Anécdotas de los riders

Las aplicaciones de comida a domicilio aumentan y con ellas las vivencias y anécdotas que han vivido sus repartidores

Uno de los repartidores nos explica que en ocasiones hace el reparto de pedidos desde un descapotable, y que alterna su trabajo de ridder con el de la organización industrial de patines. Las nuevas tecnologías y sus aplicaciones han supuesto la aparición de más puestos de trabajo.

Nos cuenta un rider de Zaragoza que en una ocasión tuvo que hacer de reloj alarma, lo llamaron para que al día siguiente fuera a despertar a un hombre a su casa porque tenía una reunión importante de trabajo. A este mismo glover en  uno de sus pedidos le pidieron que fuera a registrar como socio del Real Zaragoza a un recién nacido.

Foto: Existen muchas anécdotas detrás de cada trabajador. Fuente: Blanca García

 

Nos cuentan que en ocasiones les han abierto la puerta personas con síndrome de diógenes o ancianos que no viven en las condiciones óptimas, y que esta situación les ha hecho darse cuenta de la vida que hay detrás de una puerta, la vida que puede tener esa persona.

Otro repartidor de comida a domicilio relata cómo a veces le ha llegado a pasar que le llamen para entregar un pedido y que en el momento en el que él ha llegado a la casa, estuvieran manteniendo relaciones sexuales, aún sabiendo que él iba a llegar en cualquier momento. Abriendo la puerta solo asomando la cabeza y mostrándose después muy apurados.

Les llama la atención cómo algunos clientes les han llegado a recibir desnudos, dicen que por las mañanas es más común ver algún cuerpo desnudo de mujer, y que en el parque Goya hay un hombre conocido ya por ellos, que les recibe con un piercing en su miembro.  

Uno de los riders llegó a conocer a su mejor amiga cuando él le traía un pedido, en ese momento tuvieron una conversación, se conocieron, se dieron sus datos y comenzaron a ser amigos.

En uno de los pedidos entregaron un paquete sospechoso que estaba precintado para que él lo llevase de una casa a otra, lo que le hizo pensar que podría contener droga y que eso podría ser una nueva forma de transportarla.

 

Etiquetas
Universidad San Jorge